U2 Joshua Tree tour 2017

This review is more for my personal records than anything else, but some of you might enjoy reading it. As usual, it will be bilingual, so apologies for those that can’t read one of the two languages. Given how long it took me to organize the photos, I understand why it’s taken months for me to do this. Be warned, it's long.

Esta reseña es más para mi archivo personal que otra cosa, pero a algunos de ustedes les puede traer chiste. Como de costumbre, va a ser bilingüe, así que disculpas a aquellos que no puedan leer alguno de los dos idiomas. Viendo lo que me tardé en organizar las fotos, ya entendí por qué me tardé meses en escribir esto. Quedan advertidos, está larga.

Based on the following shows:
Houston, NRG stadium, May 24th
Dallas, AT&T Stadium, May 26th
Foro Sol, Ciudad de Mexico, 4 Oct

American shows

I had awesome company for this tour. For Houston, Daniel bravely drove with me for hours and hours in order to attend our first U2 show together. Once there, we met Natacha and her friends to find a great spot on the floor. Close enough to see the band well, but not so close that we couldn’t enjoy the magnificent screen.

For Dallas, we made a family weekend trip and I got to enjoy a show with the people I love the most: my husband (our third show together), my mom (second show together), and my daughter (super exciting first rock show for her). Our seats were way on the side (and to think I used my code to get them!) so the screen was not nearly as enjoyable. The good part is that we got awesome views of the band, we were pretty close.

I have to say, closed roof football stadiums are horrible music venues. I know Texas is hot in May, but I would have gladly suffered the heat to avoid the bouncing sound. Also, the traffic to get in and out of there is pretty bad, at least in Houston we used public transportation one way.

I always cry at some point during U2 shows, mainly when I hear certains songs for the first time. I have heard ‘Where the Streets…’ in EVERY single U2 show I have been to (they skipped ‘With or Without you’ Once), and that one never made me cry before, but this time… it marked something else, the beginning of a magical moment that I was lucky to live. I’ve never cried as much as in the Houston show, it was embarassing, but I don’t regret it one little bit.

Opening acoustic set

Before it comes on, the screen looks like a ginormous cardboard wall with a huge tree painted on it. there is a second tree in the middle of the floor made by a catwalk and a  little stage. After the opening act, a series of poems are projected on the screen, so it is kind of surprising when four little figures walk on the catwalk to the little stage and proceed to play an acoustic set of old classics: Sunday Bloody Sunday, New Year’s day, Bad (l cry every time), and Pride. During Pride, the “I have a dream” speech is projected on the side of the screen, and the words start flying towards the tree.

Joshua Tree

Eventually, the whole huge screen turns red, while the tree stays black and the opening notes of ‘Streets” starts to sound. Four Irishmen stand in front of the screen next to the tree and one of my favorite silhouette images ever comes to life, but then… the screen in all it’s glory starts projecting a road being traveled, and at that point I start bawling. The road eventually shows migrants walking and waving from the sides. The political commentary for the show is very symbolic throughout.

From the road, we move to desert forests for ‘I Still Haven’t Found…’ I don’t know if you heard the news, but the actual Joshua Tree from the album cover died recently. Corbjin really went all out with desert landscapes for the footage of the show. The most striking example is for ‘With or Without you’, where the band is completely inundated by gorgeous color images of Zabriskie point. That song has been played excessively, but one has to admit that heard in isolation, it is very pretty.

The most obvious political point gets made, as usual, with ‘Bullet the Blue Sky”. In most tours, they use relatively violent images, but in this one they went more symbolic by making citizens of all colors, shapes, and sizes wear a helmet and stand in front of an American flag. This being the anniversary tour, made them bring out the classic handheld spotlight. Thankfully, this time it was lighter, so Bono could sing while holding it and he didn’t injure himself.


I believe ‘Running to Stand Still’ is one of Bono’s lyrical masterpieces. I never had a chance to listen to this song live before, so I don’t need to tell you how much I cried when I heard it in Houston. First dream come true. The visuals for this one were very subdued, mostly high contrast shots of the band members. Next comes ‘Red Hill Mining Town’, which is a song that I listened to a thousand times on my Joshua Tree tape back then, it is folksy, simple, and piercingly beautiful. Obviously Bono hasn’t had the pipes to sing this song in its original form for years. I have to say I am impressed of how well he solved the issue, it didn’t sound impossible. Second dream come true. The visuals were a very static shot of a Salvation Army brass orchestra.

We got back to the tree motive for ‘In God’s Country’, but this time in a crazy beautiful multi-colored night shot. I don’t know if you know the story, but Edge ended up marrying one of the belly dancers from the zoo tv/zooropa tour. When a beautiful cowgirl showd up on screen for ‘Trip through your wires’, I thought it could be Edge’s daughter, but no, it is that same dancer and I can’t believe she looks every bit as amazing as 25 freaking years ago. She proceeds to paint an American flag and then to perform some lasso tricks to this unusual sweet sexy song.

For ‘One Tree Hill’, they transported an homage to their Maori friend/employee (for whom the song was originally written) to the indigenous people of the US. They show scenes of a towering red moon with many images of indigenous people in the desert. Stunning.

(warning: mixed language parragraphs)
For a brief moment, we saw a film projected on the screen, a con man called Trump riles up a town telling them he will build a wall to protect them. The footage is actually from a 50s TV series and I don’t understand how it is that nobody else has used it for anything in the past year. Eventually two hands reach in from the sides of the screen and preacher Bono proceeds to regale us with ‘Exit’. 'Exit' lleva años siendo una canción que me fascina. Puede ser la canción más oscura de U2. En todo caso, jamás de los nuncas pensé que la iba a escuchar en vivo, así que haberla escuchado TRES veces es un lujo enorme. Puede que sea mi parte favorita de Rattle and Hum.

The difference in feeling for ‘Mothers of the Disappeared’ between the American shows and the Mexican one is huge, so I’ll have to move to Spanish for this one. The song has always been very touching, but it has a whole new meaning for us now. Por supuesto que la interpretación más emotiva de esta canción debe ser en el cono sur, sobre todo en Agentina, pero dados los recientes acontecimeintos en México, escucharla ahí tomó un nuevo y trágico tinte. Ahora nosotros tenemos a muchas nuevas madres de desaparecidos y hay más cada día. Imposible no llorar en ese momento.

In summary: they managed to both evoke and modernize this wonderful album, their most "American" one, by using current American images and symbols. They have never been known to be a particularly nostalgic band, and I am so glad the decided to be one for this 30th anniversary. This album definitely deserved it.


The encore in the US shows was much better than in Mexico regarding the setlist, but not in the emotional aspect.

The encore started with audio of a young woman saying she wants the same things as every other person, just to live a good life, and that she thinks America is a dreamland. Cue ’Miss Sarajevo’ with footage of a refugee camp in Jordan, where the Syrian girl lives. A huge piece of fabric with her photo was passed from one end to the audience to the other while the song played. The band said they wanted to focus on a member of an "unwanted" group.

‘Ultraviolet’ has always been performed only as an encore, but for this tour, they really hit it out of the park. The song turned into an homage to women, in particular visible women, beloved women, powerful women, pionner women. The cast of characters was tailored to different legs of the tour, and I wonder if it was even tailored by state in the US. There were a few prominent Texans in my shows.

I have been a supporter of the “one” campaign for years. Getting HIV medication to Africa seems to me abut as good as a cause can get. In Texas, Bono gave a shoutout to Laura and “W” Bush because during that presidency the contribution of the US for that specific cause increased a lot. Anyway, it is always a pleasure to see the one word dispalyed in many languages. This time I finally managed to get enough images for a mosaic.

‘Beautiful Day’ is one of my least favorite U2 songs of all times, and they always play it. At least this time the visuals were cute. Elevation is slightly less bad, but not by much. Those albums are really an uninteresting period for them.

I would have chosen different songs for the encore, particularly for the post-Achtung baby ones, but  I was so happy to hear a whole album from beginning to end, that I'm willing to sacrifice the bookends.

Show en México

La chamba me impidió ir al primer show, pero para el segundo logré agenciarme compañía de lujo con mi madre adoptiva (segundo show juntas). La pobre de Ana estaba recién operada, así que hasta nos tocó carrito de golf en el Foro Sol. Los asientos estaban lejos pero enfrente. Debo decir que es de calle el mejor punto para el sonido y es como más se disfruta la pantalla.

Hay que apuntar que éste show sucedió dos semanas después del temblor del 19 de Septiembre. La ciudad y las almas estaban muy rotas. Obviamente yo compré boleto y vuelos con mucha anticipación, así que ir al concierto acabó siendo el vehículo para ir a abrazar a mi ciudad y a los míos en esos días aciagos. En lugar de cancelar, U2 decidió hacer lo mismo, dar su show en forma de abrazo para la ciudad. Los choros y las gráficas estuvieron llenos de dulzura y porras. En general Bono es querendón, pero nunca lo había sentido tan apapachador. El que no es nadita dulce es Larry, y ahora hasta lo cachamos en la pose más cursi posible. Esos shows acabaron siendo un bálsamo para los fans que andabamos tan madreados… ah, y donaron parte de las ganancias de los conciertos, claro.

La versión local de ‘Ultraviolet’ fue fabulosa. Supongo que fue la misma para todo latinoamérica. Mi mosaico se puede convertir en un poster para el 8 de marzo de ahora en adelante. Claro que ni son todas la que están ni están todas las que son, pero en general me encantaron los mujerones que escogieron para incluir.

Y bueno, no solo tocaron ‘Beautiful Day’ y ’Elevation’ sino que hasta ‘Vertigo’ nos sorrajaron (pinche pero con la parte visual fabulosa, eso sí). Y para acabarla de fregar, al final también sonó “The Sweetest Thing”. Si no fuera por ‘Ultraviolet’ y ‘One’, me cae que casi se podría haber evitado el encore entero. Oh well. Al menos queda el consuelo de que nadie, absolutamente nadie responde con lucecitas a un show como el público del Foro Sol. U2 en paricular tiene buena historia en ese respecto, y esta no fue la excepción. Fue muy buena la interacción entre Bono y el público.

Yo creí que la edad, los hijos, la distancia, el cansancio, la madurez u otras cosas me iban a hacer una persona más práctica y razonable... pero no, resulta que los vicios que bien se aprenden nunca se olvidan y yo jamás voy a tener llenadera para ver a estos cuatro irlandeses.

There's no such thing as too many U2 concerts for me.


Mesa Verde

Nuestra llegada al parque nacional Mesa Verde fue un poco "dramática" debido a que las imprecisiones del los google maps nos hicieron subestimar la distancia hacia el sitio. Cuando por fin llegamos a la entrada del parque, era de noche y las casetas estaban deshabitadas. Nos llevó unos 40 minutos transitar el resto del camino hasat el hotel y cuando llegamos fue muy claro que había que ponerse toda la ropa de abrigo que tuvieramos a la mano. Estaba helando.

Mis recuerdos del restaurante cuando visité el lugar hace casi diez años eran gloriosos, así que aguanté la manejada y el hambre como las buenas. Para mi enorme desilusión, el chef, el menú o los dueños cambiaron y ahora la comida es bastante regularcita. De todas maneras la cama nos supo a gloria a los cuatro.

Al día siguiente fuimos al museo del sitio, donde compramos boletos para un par de zonas a las que sólo se puede acceder en tour. Optamos por ir todos a la parte más famosa, llamada "Cliff Palace", y comprar solo dos boletos para la parte llamada "Balcony House". El museo es pequeño, pero definitivamente es informativo para chicos y grandes.

Ahi mismo hay acceso a una zona llama "Spruce Tree house", que al principio todos fuimos a ver, pero cuando nos dimos cuenta que la bajada estaba pronunciada, y por lo tanto la subida iba a estar ruda, las féminas optamos por regresar y esperar a que el señor de la familia hiciera el paseo solo. Me sorprendió ver que varios viejitos con andadera se avientan la vuelta, lo mismo que personas empujando carriolas.

Nos presentamos los cuatro al "Cliff Palace" junto con otras 30 personas para esperar nuestro tour. Nos tocó un guía particularmente sazonado y poético, que a modo de cuento acabó explicando muchos detalles y datos técnicos sobre la vida de los pobladores de la zona. Yo pensé que Leah se iba a aburrir, pero ella más bien aprovechó para recargarse en mi y descansar. Las escaleras más empinadas para entrar y salir del sitio están afortunadamente rodeadas de paredes de piedra, así que ella bajó y subió de muy buena gana. Quedó muy complacida con la visita.

Mi madre decidió que ya con esas escaleras había tenido suficiente aventura y decidió no ir al tour de "Balcony House". La niña aceptó que las escaleras de ese sitio no eran para ella y se quedó de muy buena gana con su abuela a esperarnos. Hay dos subidas "rudas", una para entrar al sitio (escalera de palitos de 10 metros) y otra para volver al nivel de la entrada. Más que la trepada como tal, lo rudo es que son subidas empinadísimas y sin paredes alrededor. Abajo de uno solo hay un hermoso cañón boscoso. Lo mejor de éste sitio es que se puede acceder a todas las habitaciones. Nuestro guía usó buen aparte del recorrido para explicar detalles sobre la agricultura de la zona, y dejó muy claro por qué era en esa meseta y no en otros lugares cercanos que se podía sembrar maiz exitosamente.

Salimos relativamente temprano del parque porque sabíamos que la manejada más larga del viaje iba a ser de ahi a nuetsro siguiente destino. Queda lejos el lugar pero definitivamente vale la pena. Es uno de los tesoros arqueológicos de éste país (que de hehco poca gente conoce).

La niña aventurera (que me robó el sombrero)
Spruce Tree House
Cliff Palace
Papás aventureros
Balcony House
Mi padre junto a una Kiva
Nuestro guía


Monument Valley

Esta fue mi tercera visita a Monument Valley. la primera fue por ahi del 2000, y la anterior en el 2005. El paisaje por supuesto no ha cambiado, pero la organización del parque sí.

Se trata de un parque tribal, que tiene una zona (la principal) para acceso general con autos privados o tours, y otra zona a la que solo se puede entrar con guía. La primera vez, hace muchos años, tomamos el guía y puedo decir que, en efecto uno alcanza a ver más piedras bonitas, pero realmente las ganacias no son muchas. Habiendo visto ambas opciones, creo que hacer la "pública" es más que suficiente. Eso sí, hay que traer coche grande, o ajeno, porque la primera parte del camino está horrorosa, con bajadas llenas de piedras y hoyos. Aquellos que deciden no meter su coche y tomar las camionetas de tours que ofrecen ahí mismo (y que están descubiertas) acaban como polvorones desde el minuto dos del recorrido. Yo personalmente, jamás tomaría esa opción.

Una vez adentro, hay varios puntos para pararse a tomar fotos, y en los más famosos hay varios puestitos de joyería y souvenires. La mayoría de los puntos están en el loop oficial, auqnue hay algunos miradores que están desviados del camino. Se puede hacer un recorrido eficiente en 1.5-2 horas, y un recorrido muy completo en 3-4. Entre las novedades que encontré, es que hay muchos más puestos de vendimia, el centro de visitantes es mucho más grande, y ahora hay un hotel de buen ver a la entrada de la zona.

El punto más importante del recorrido para mi era el llamado "John Ford's point". Ni siquiera recuerdo que edad tenía cuando me senté con mi papá a ver la primera película de John Ford, pero es un hecho que vimos muchas juntos y por lo tanto Monument Valley ha sido un punto muy relevante en mi cabeza cinéfila desde hace mucho tiempo. Llevaba años soñando con tomarme una foto ahi con mi padre, y lo logré. Espero algún día ver esas mismas películas con mis hijos.

Vale la pena contar que en esta zona los mapas de los teléfonos son traicioneros. El apple map ponía a monument valley como a 200 kms de donde realmente se encuentra, y google maps sugería caminos de salida que son parte de la reservación y por lo tanto inaccesibles. El pequeño error nos costó como una hora extra de rodeo para llegar a nuestro siguiente destino. Los mapas nos funcionaron muy bien en todo el viaje, menos aquí. De vez en cuando una versión de papel (que no salga de google) es muy útil.

No deja de sorprenderme que el lugar es tan, pero tan bonito, que parece una serie de posters detrás de uno en las fotos.

Mi papá y no-poster
Panorámica no-poster
El famoso punto de John Ford
Mis papitos uniformaditos
Extraña pose
Otro no-poster
La última y nos vamos


Lago Powell/Cañon Glen (Lake Powell/Glen Canyon)

En medio de tanto desierto, fue muy agradable pasar un día visitando un pequeño pedazo del enorme Lago Powell. Estando en Page es casi imposible no verlo, aunque es un hecho que la mejor manera de disfrutarlo es llegando a la orilla o estando dentro de él. Nosotros hicimos ambas cosas. El parque nacional Glen Canyon contiene varios pedazos de orilla del lago, y dada su naturaleza, tiene varias entradas. Obviamente uno solo paga la entrada una vez y guarda el comprobante para susecuentes entradas durante siete dias.

Nosotros visitamos tres areas: 1) Wahweap, que está a cinco munitos manejando desde Page. Tiene una marina, area de acampar, un hotel y una playa de buen tamaño en la que no resistimos la tentación de meter los pies al lago. Queda claro que en verano uno se la puede pasar a todo dar en varias de esas playas o paseando en barquito. 2) El centro de visitantes junto a la presa, que tiene un pequeño museo, tienda, y en particular ofrece una vista espectacular de la presa y el puente que pasa por encima. 3) Antelope Point, que tiene una marina enorme, y el que resulta ser el restaurante flotante de concreto más grande del mundo. De ahi tomamos un tour en barco que duró una hora y media.

En el tour, el capitán nos platicó que además de los varios yates de millones de dólares cuyos dueños guardan en esa marina, hay muchos botes de tiempo compartido que se reparten entre una docena de grupos o más. En principio suena a una buena manera de tener vacación de lago garantizada para el usuario clasemediero, pero hay que tener en cuenta que los usuarios normalmente traen a sus cuates y andan de reven, así que un bote puede cambiar mucho de un año al siguiente. Como sea, suena a que el lago es muy utilizado en el verano. Nosotros tomamos el tour mas corto, pero hay algunos de hasta siete horas que realmente alcanzan a recorrer los lugares más vistosos del lago.

Las formaciones rocosas son realmente muy bonitas, y probablemente son muy variadas si se recorre una mayor parte del lago. La vista es realmente espectacular. Lo curioso es que las hordas de turistas que vimos en Page, o se concentran en Antelope Canyon, o toman otros tours, porque íbamos casi solos. ¿Tal vez no les trae chiste el agua?

Aquí voy a aclarar que nuestro hotel tenía alberca y así se logró que la niña se metiera al agua al menos un par de veces durante las vacaciones, para que no se quedara con las ganas.

Abuela y nieta a la orilla del lago
Panorama de un pedacito de lago
Listos para zarpar
Chulada de orillas
Y acantilados
De cerquita
De las pocas fotos con los cuatro


Canón Bryce (Bryce Canyon)

La manejada desde Page hasta Bryce Canyon no se puede calificar como corta, pero entre que el paisaje del camino es fantástico y que el destino parece sacado de cuento de hadas, vale la pena. Fue la incursión más profunda que hicimos en el estado de Utah y debo decir que entre más lo veo, más me impresiona lo hermoso y variado que es. Las carreteras en serio son de ensueño con las montañas, ya sean pelonas o con bosques, que tiene que cruzar uno. Hay que decir que la calidad de los caminos y las señales también son mejores que las de Arizona.

Más que un cañon, Bryce es una especie de meseta, que en uno de los lados tiene esas formaciones rocosas espigadas que lo hacen tan famoso. La parte más visitada es un anfiteatro enorme, que tiene muchos miradores y para el que hay un camino por el que se puede caminar toda la orilla. Mi papá caminó un tramo y nosotras tres por supuesto manejamos.

Éste parque nacional es más discreto en tamaño, pero también tiene un hotel y al menos un restaurante dentro del parque. El mini pueblo justo afuera del parque también está surtido de hotelitos y restaurantes. El bosque del parque está bastante tupido, lo cual contrasta con la enorme cantidad de desierto que hemos visto antes. Tuvimos suerte de ver venados en casi todas las paradas boscosas y aquí vimos unos animalitos roedores que son del tamaño de ratoncitos de campo, pero parecen ardillas. Leah decidió que eran Chipmunks, pero yo no pude investigar en detalle.

No fue nuestro caso, pero teniendo tiempo y energía, suena a que vale mucho la pena hacer al menos parte de los caminitos que bajan al anfiteatro para ver las estructuras de cerca. Había mucha gente ya muy cerca del atardecer dentro del "agujero, me quedé con la duda de con que luz iban a subir de regreso.

Hace muchos años que tenía la espinita de conocer éste lugar, y me alegra reportar que tenía razón. Bien vale la vuelta.

Primera parada
Madre en el anfiteatro
Panorámica con gente
Panorámica sin gente
Desde otro punto
Con la luz del atardecer